Cómo emprender un negocio: tips infalibles

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Al empezar, nadie sabe cómo emprender un negocio. Poco a poco, hay que conseguir metiéndose en la piel de un emprendedor, mantener la visión y saber cuándo merece la pena seguir adelante y de qué forma.

¿Cómo emprender un negocio rentable?

El primero de los tips que tenemos que seguir es estudiar cuál es la mejor fórmula para nuestra empresa. Si vamos a darnos de alta como autónomos o si preferimos otra opción de responsabilidad compartida como una sociedad limitada o una cooperativa con otros socios.

Dependiendo de si somos autónomos o montamos una sociedad, también podremos pedir diferentes ayudas para emprendedores que nos facilitarán el comienzo.

Saber reinvertarse y adaptarse a los tiempos

Otro de los consejos de cómo emprender un negocio es conocer el momento en el que debemos parar. Como emprender un negocio sin miedo es complejo, saber adaptarse y modificar la idea de negocio según el funcionamiento del mercado es fundamental para que el mismo prospere. Pocos de los grandes emprendedores del mundo han terminado con la misma idea con la que han empezado. Netflix, por ejemplo, comenzó enviando DVDs a domicilio cuando el streaming ni siquiera existía. No pasa nada por cambiar nuestra idea de negocio, ni siquiera por volver a empezar de una forma radicalmente diferente.

Saber dónde están las oportunidades también nos va a ayudar bastante. En el siguiente enlace podrás ver los negocios más rentables para los próximos años según los expertos.

Igualmente, es importante tener asesoramiento experto por lo que pudiera pasar. Contratar una asesoría integral como Anta Consulting y contar con un seguro completo nos dejará en las mejores manos ante posibles incidencias o problemas.

Ofrecer una experiencia completa

Otra de las claves a la hora de saber cómo emprender un negocio es ofrecer valor añadido a nuestro servicio o producto. No importa si es B2C o B2B, toda la experiencia del cliente debe estar cuidada al mínimo detalle. Aspectos más desconocidos como el marketing olfativo (una persona recuerda el 35% de lo que huele, frente al 5% de lo que ve, el 2% de lo que escucha o el 1% de lo que toca) pueden ayudarnos a que el usuario nos asocie con sensaciones positivas.

Cuidar cada aspecto también significa tener una página web cuidada, contratar a una buena agencia que nos lleve la web para que seduzca desde los textos de venta o utilizar un blog o las redes sociales para crear comunidad con nuestros usuarios o clientes potenciales.

La atención al cliente, el packaging si tenemos un producto, cada uno de los aspectos desde que el usuario nos conoce hasta que se convierte en cliente (e incluso la atención posterior) deben ser estudiadas y cuidadas hasta el último detalle. Iniciar un negocio como emprendedor nunca fue fácil, pero si se hace con pasión y dedicación es más fácil de lo que todos piensan.

 

Convertir el networking en tu principal aliado

Nadie emprende un negocio completamente solo. Necesitamos proveedores, aliados y encontrar a los primeros clientes. Para conseguirlo, es importante que cuidemos el networking, aprovechemos cada oportunidad para hablar de nuestro negocio y del valor que supone.

Trabajar en un coworking puede ayudarnos a entrar en contacto con otros profesionales que puedan convertirse en potenciales aliados. También es importante tener en cuenta que los mejores contactos se hacen en los momentos de ocio. Un emprendedor no deja de serlo el fin de semana o fuera de su horario laboral. Las mejores oportunidades puedan aparecer donde menos te lo esperes.

Hacer procedimientos de todo

Tampoco podemos dejar de lado la importancia de tener procedimentados todos los procesos productivos de nuestra empresa. De esta forma seremos capaces de optimizar mejor el tiempo y la productividad de la compañía, así como dejaremos de depender de empleados clave. También nos ayudará a la hora de buscar financiación o encontrar inversores, porque sabremos qué necesitamos exactamente y qué tiempo lleva cada aspecto.

Por último, hemos de tratar de buscar siempre la perfección y dar el mejor servicio posible. Solo siendo mejores que la competencia (en relación calidad-precio, experiencia global, producto o servicio) nuestro negocio se mantendrá a largo plazo.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Posts relacionados

Deja un comentario

Quiero conocer su propuesta de servicios

Por favor, envíenme la información sin compromiso.