Descubre la figura del administrador solidario

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Cuando montamos una empresa, la existencia de al menos un administrador es esencial para su funcionamiento. Esta figura adquiere distinta responsabilidad y tiene unos límites determinados, dependiendo del tipo de administrador del que estemos hablando, por ejemplo, el administrador único. En esta ocasión nos vamos a centrar en uno de los más comunes: el administrador solidario de una empresa. ¿Cuáles son sus principales características? ¡Sigue leyendo y descubre si es el más interesante para tu sociedad!

Administrador solidario de una empresa: definición y funciones

El administrador solidario es la persona jurídica que representa y gestiona una sociedad. Esta figura encaja en cualquier tipo de sociedad, aunque lo podemos encontrar con mayor frecuencia en sociedades limitadas. Una vez que hemos definido lo que es un administrador solidario de una sociedad limitada, vamos a detallar cuáles son sus funciones más relevantes, algunas de las cuales puede realizar con su certificado digital:

  • Representar a la empresa en sus relaciones exteriores.
  • Tomar decisiones relacionadas con el funcionamiento de la empresa, como firmar una deuda.
  • Ejecutar decisiones sociales como otorgar poder a terceras personas y que acaben representando a la propia sociedad.
  • Nombrar administrador a quien considere necesario.
  • Contratar y despedir personal, libremente.
  • Destituir cargos cuando las personas que los ostentan hayan extralimitado en sus funciones, no cumplan con lo esperado o no se hayan obtenido los beneficios propuestos.

Como puedes comprobar, el es una persona que cuenta con mucho poder, ya que puede llevar acabo todas estas actuaciones sin necesidad de contar con la firma de la junta de socios quiénes son precisamente los encargados de nombrar a esta figura. El único límite que tiene el administrador solidario es el cumplimiento de los estatutos de la sociedad. En consecuencia, todos los socios deben tener muy claro quién va a encarnar esta figura de la sociedad, teniendo en cuenta que, de manera indirecta, ellos mismos serán responsables de las decisiones que tome la empresa. Es decir, todos sus miembros deberían confiar plenamente en el administrador solidario que se va a nombrar para evitar posibles sorpresas o disgustos más adelante.

¿Qué es un administrador solidario de una sociedad limitada?

El administrador solidario tiene una gran responsabilidad dentro de la empresa y, por ello adquiere un sentido mayor en sociedades limitadas, donde no está implicado el capital personal de los administradores. En cambio, en una sociedad anónima, la elección debería realizarse con mucha cautela, ya que esta persona podría tomar la decisión unilateral de vender acciones sin contar con la junta de accionistas.

¿El administrador solidario debe ser autónomo?

La respuesta es depende. Si eres administrador solidario de una sociedad y además eres uno de los socios de la misma, estás obligado a darte de alta como autónomo, independientemente del porcentaje de participación que te corresponda, ya que se entiende que vas adquirir funciones de dirección y gerencia dentro de la empresa. En cambio, si eres administrador solidario pero no eres socio de la empresa, pueden darse dos supuestos diferentes:

  • Trabajador por cuenta ajena: si realizas tareas de administración pero no tienes capital en la empresa, entonces eres un asalariado y, por tanto, no estás obligado a darte de alta como autónomo, aunque seas administrador solidario.
  • Trabajador por cuenta propia: en este caso, el administrador solidario debe ser autónomo, ya que, aun sin formar parte de la junta de socios, va a facturar a la empresa por sus servicios prestados como profesional independiente.

¿Puede haber dos administradores solidarios en una sociedad?

Si, puede haber dos administradores solidarios o incluso más, de hecho es una de las situaciones más frecuentes que nos podemos encontrar en las empresas, sobre todo en aquellas en las que dos socios se reparten el capital al 50%. Por ejemplo, se trata de una alternativa que suelen elegir los interesados en el caso de sociedades limitadas pequeñas porque se gana mucha agilidad en los procedimientos. Sin embargo, en este tipo de supuestos también hay socios que se decantan por figurar como administradores mancomunados. ¿Cuál es la diferencia? ¡Vamos a verla!

¿Administrador solidario 0 mancomunado?

¿Es preferible hacerse administrador solidario o mancomunado? La elección dependerá de las características de la sociedad y de las preferencias de los socios. A continuación te explicamos las diferencias fundamentales para ayudarte a elegir:

  • El administrador mancomunado es la figura opuesta al administrador solidario. Ésta última tiene mucho más poder y facilidad para tomar decisiones.
  • El administrador mancomunado necesita la firma de la junta de socios para poder actuar, totalmente contrario a lo que ocurre con el administrador solidario. Es decir, en el caso de que solo haya solo dos socios y sean administradores, si son mancomunados no pueden actuar de manera unilateral, sin contar con el consentimiento de la otra parte. Sin embargo, cuando se trata de administradores solidarios, cada uno de ellos puede actuar de manera independiente en cualquier momento.
  • Cuando una sociedad está compuesta por administradores mancomunados, cada una de las partes tiene mayor control sobre las actuaciones de las demás, favoreciendo que las decisiones se tomen de acuerdo a un consenso común.

¿Crees que esta figura encaja con tu empresa? ¡Recuerda todas sus características y asegúrate de que realizas la mejor elección!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Posts relacionados

Deja un comentario

Quiero conocer su propuesta de servicios

Por favor, envíenme la información sin compromiso.