Menu
Las Criptomonedas No Escapan: Hacienda Somos Todos

La aparición de los bitcoins y otras criptomonedas ha supuesto todo un reto para Hacienda. Hasta el año 2009, no había existido nunca una moneda que no estuviera controlada por un Banco Central o una entidad similar. El bitcoin, sin embargo, funciona sin permiso y sin censura. Nadie puede controlarlo o impedir su uso. Las transacciones en bitcoin no están supervisadas por los bancos ni sujetas a sus comisiones. Se trata de una moneda que ha llegado para transformar por completo el funcionamiento del sistema financiero.

La relación entre el bitcoin y Hacienda no ha sido fácil. En un primer momento, el bitcoin funcionaba de forma mundial sin ningún tipo de legislación que lo controlara. Al no depender de los bancos estatales, tampoco se regía por el Fondo Monetario Internacional. En 2013, tanto China como Tailandia prohibieron su uso.

En España, sin embargo, en marzo de 2015 el bitcoin fue considerado un medio de pago. También la Unión Europea lo consideró como tal y con su legalización como moneda llegó el momento de su regulación. Además, esto supuso que sus operaciones están exentas de IVA, al no haber una relación entre el servicio prestado y su contraprestación. Actualmente, sabemos exactamente cómo declarar todas nuestras operaciones con bitcoins.

Cómo funciona el bitcoin en Hacienda

Como contamos en este artículo, el bitcoin se considera una actividad financiera más. Esto significa que, si nos dedicamos a minar bitcoins o a hacer operaciones con esta criptomoneda, tendremos que pagar nuestros impuestos correspondientes, el Impuesto de Sociedades si lo hacemos a través de una empresa o darnos de alta como autónomos.

También en la Declaración de la Renta tendremos que reflejar las operaciones con bitcoin que hayamos realizado. Hay que tener en cuenta que las operaciones de bitcoins no van por separado, sino que se tiene en cuenta toda nuestra actividad financiera. Por ello, las ganancias o pérdidas que tengamos, se podrán compensar con el resto de nuestras operaciones.

Al final, nos tocará pagar entre un 19% y un 23% de las ganancias que hayamos tenido, independientemente de que las mismas provengan de operar con bitcoins, vender una casa o por el rendimiento de unas acciones en Bolsa, entre cualquier otra posibilidad.

La solución del bitcoin con Hacienda permite que la moneda virtual no se escape al control del Estado. Se trata de una manera bastante inteligente de mantener a la moneda bajo control y evitar que se utilice para el blanqueo de capitales, uno de los mayores peligros que suponía la aceptación del bitcoin por Hacienda.

Ahora, todas las operaciones que se realicen en nuestro país con la criptomoneda tendrán que ser declaradas. Eso sí, solo en el momento en el que convertimos la moneda virtual en moneda física. Mientras tengamos nuestros bitcoins en un monedero virtual, no será necesario declararle a Hacienda absolutamente nada.

En Anta Consulting contamos con los mejores expertos en asesoría fiscal. Consulta con nosotros todas tus dudas. Estaremos encantados de ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *