Menu
Diferencias Entre Asesoría Fiscal Para Particulares De Una Para Empresas

La asesoría fiscal para particulares puede ser muy diferente de una asesoría para empresas, y no solo en Madrid.

Hay que tener en cuenta que la fiscalidad de las personas físicas difiere de las de las personas jurídicas, ya sea una empresa, una asociación o cualquier otra entidad reconocida.

Es habitual considerar que cualquier asesoría puede dar soporte tanto a particulares como empresas y esto es un gran error. En el caso de las grandes ciudades, como Madrid o Barcelona, puede resultar más sencillo encontrar un asesor especializado en fiscal, laboral, contable, etc. Pero no todos cuentan con la misma ventaja.

Por ello, cuando busquemos una asesoría fiscal debemos investigar si la asesoría que estamos considerando cuenta con personal especializado en particulares. Es muy habitual que muchas asesorías estén centradas únicamente en servicios para empresas.

Encontrar una asesoría fiscal para particulares en Madrid que dé un servicio experto puede ser complicado, pero es necesario si queremos estar al día con la Agencia Tributaria y no tener ningún problema.

¿Qué trámites puede hacer un asesor fiscal para particulares?

La diferencia fundamental entre la asesoría fiscal para particulares y la asesoría fiscal para empresas la encontramos en la Declaración de la Renta y el Impuesto sobre la Renta sobre las Personas Físicas o IRPF. Como su propio nombre indica, esta declaración de todo lo que ingresamos corresponde exclusivamente a las personas físicas y no a las jurídicas.

Si tenemos una empresa, la empresa tendrá que presentar otros impuestos diferentes como el IAE o Impuesto de Actividades Económicas o el Impuesto de Sociedades.

Nuestro asesor fiscal tendrá en cuenta que realicemos el pago del IRPF y nos ayudará a hacer correctamente la Declaración de la Renta. Hay que señalar que el IRPF se paga de manera habitual en muchos trámites que tendremos que realizar en nuestro día a día. Por ejemplo, en la compra de una vivienda o de un vehículo. En el primero de los casos, también tendremos que pagar otros impuestos como el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Si vendemos, por otra parte, nos tocará pagar la plusvalía municipal.

También si ganamos un premio o recibimos una herencia o una donación nos tocará ponernos al día con el fisco. Como en muchas de estas situaciones hay diferentes ayudas y exenciones a las que nos podemos acoger, es bueno contar con un asesor fiscal profesional que nos explique todo lo que necesitemos y nos evite sustos con la Declaración de la Renta. Algo similar nos pasará si hemos invertido en criptomonedas, bonos del tesoro o acciones de bolsa.

Igualmente podemos necesitar como persona física la ayuda de un asesor fiscal si queremos realizar una subrogación de una hipoteca, una novación o una cancelación de préstamo hipotecario, entre otras posibilidades.

Cuando pensemos si necesitamos un asesor fiscal diferente para particulares del que tenga nuestra empresa debemos considerar que hay un gran número de trámites distintos y que la ayuda del asesor puede hacérnoslo mucho más fáciles.

Aun así, también hay muchas asesorías que incorporan ambos tipos de asesoramiento fiscal, tanto para personas físicas como jurídicas, y en las que podemos confiar. A una mayor especialización y experiencia, mejor trabajo realizará.

En Anta Consulting, contamos con personal experto en asesoría fiscal para particulares en Madrid. Consulta con nosotros sin ningún tipo de compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *