¿Qué son los complementos salariales?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Los complementos salariales de puestos de trabajo son muy variados. Dependen de tantos factores que es interesante saber entender el concepto y aprovecharlos.

Los complementos salariales son una de las dos partes en los que se divide una nómina o retribución de un trabajador por cuenta ajena. La otra es el salario o sueldo base. Mientras que el salario base es la retribución fijada por la unidad de tiempo u obra, el complemento salarial se refiere a la retribución en función de las circunstancias, ya sea del trabajador o de la empresa.

Tipos de complementos salariales

Los complementos salariales pueden ser de diferentes tipos según dependan de las condiciones o situación personal del empleado, del trabajo que realice o de la situación de la empresa.

Según las condiciones del empleado:

En este caso, son complementos dependientes de circunstancias personales del trabajador como su titulación, los idiomas que sepa o conocimientos especiales que posea el mismo.

Según el trabajo realizado:

Aquí hablamos de aspectos relacionados con el trabajo realizado. Por ejemplo, las horas nocturnas, los días festivos trabajados, por cantidad o calidad del trabajo, por riesgos especiales del empleo (peligrosidad, toxicidad…) o por lugar de residencia, como los complementos para trabajadores en Ceuta, Melilla o en plataformas petrolíferas.

Según la situación y resultados de la empresa:

Por último, los complementos salariales también pueden estar relacionados con la situación de la empresa, de manera que motiven al trabajador a conseguir mejores resultados. Por ejemplo, con la participación del mismo en las acciones de la empresa o a través de la gratificación pro beneficios, según los cuáles se paga más al empleado si se consiguen unos objetivos determinados.

Aplicación y consolidación de complementos salariales

En España, la legislación establece que los complementos salariales estén fijados en el convenio colectivo. Otra opción es que se pacten entre las partes a través de un contrato individual.

Sin embargo, la aplicación y consolidación de los complementos salariales ha supuesto polémicas en caso de variaciones en las condiciones del puesto de trabajo que se han visto cerradas por el Estatuto de los Trabajadores y la última jurisprudencia.

Según la misma, en los complementos salariales fijados por las circunstancias personales del trabajador tendrán la condición de consolidables. Sin embargo, si se trata de un plus por titulación o conocimientos su permanencia no tiene porqué ser para siempre. Cuando el trabajador solicite un cambio de puesto, la empresa no estará obligada a mantener el complemento. Por el contrario, si es la empresa la que realiza dicho cambio, entonces tendrá que seguir pagando el complemento salarial.

En cuanto a los complementos salariales relativos al puesto de trabajo o de la situación económica de la empresa, dichos complementos no son consolidables.

En ambas situaciones se puede haber pactado lo contrario anteriormente de forma expresa en el contrato de trabajo.

 

Como podemos ver, la correcta gestión de los complementos salariales, sus tipos, aplicación y consolidación son aspectos bastante complejos por lo que se recomienda contar con una asesoría laboral que pueda facilitarnos dicha cuestión, especialmente en los casos de retribuciones variables en función de resultados o beneficios.

En Anta Consulting podemos ayudarte con la gestión de salarios y nóminas. Consulta con nosotros sin compromiso.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Posts relacionados

Deja un comentario

Quiero conocer su propuesta de servicios

Por favor, envíenme la información sin compromiso.