Cotizar a la Seguridad Social: ¿Cuál es la base de cotización?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

A partir del valor de la base de cotización se calculan cantidades que pueden resultar muy interesantes a lo largo de nuestra vida: cuánto cotizamos a la Seguridad Social, lo que cobramos si estamos en paro, de baja o durante la jubilación son algunos ejemplos. Por eso es un dato tan importante y en este post te explicamos al detalle cuál es la base de cotización, en el caso de que trabajes por cuenta a ajena o como autónomo.

¿Cómo se calcula la base de cotización?

En España, todas las personas que ejercen alguna actividad laboral están obligadas a aportar recursos económicos al sistema de la Seguridad Social. Una parte de lo que ganamos va dirigido al bien común para garantizar unos servicios básicos a todos los ciudadanos, como Sanidad o Educación. Esta aportación es lo que se conoce como cotización a la Seguridad Social y, se trata de un porcentaje que varía según la base de cotización que tengamos y el tipo de actividad. En consecuencia, es importante saber cómo se calcula esta base. Además, tal como adelantábamos en la introducción, este importe es imprescindible para el cálculo de otras cuantías que podemos cobrar a lo largo de nuestra vida, tales como una prestación por desempleo o una pensión.

Cómo calcular la base de cotización para trabajadores por cuenta ajena

Si trabajas empleado en una empresa, perteneces al Régimen General de Trabajadores de la Seguridad Social y la base de cotización es el salario mensual bruto que aparece en la nómina. En este importe están incluidas las horas extra, las pagas extra prorrateadas, así como las vacaciones retribuidas y que no has disfrutado.

Es importante puntualizar que esta base no es lo que cobras, puesto que de esta se te descuenta un porcentaje que el empresario abonará a la Seguridad Social por ti. Por lo tanto:

Base de cotización = Salario Neto + Aportación a la Seguridad Social

El gobierno todos los años actualiza las bases de cotización máximas y mínimas de los trabajadores pero a cada uno de ellos le corresponde una cifra concreta en función de su labor, las horas que trabaja, la cualificación y su nivel de estudios.

En este momento, la base mínima de cotización del Régimen General de Trabajadores es de 1050 € mensuales y está asociada a diversas categorías profesionales: auxiliares administrativos, subalternos, oficiales administrativos y ayudantes no titulados. Por el contrario, la base máxima es de 4070,1 € al mes que pueden alcanzar trabajadores de todas las categorías.

Cómo se calcula la base de cotización para trabajadores por cuenta propia

La base de cotización que te corresponde si estás incluido en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos es la que indicaste a la Seguridad Social cuando te diste de alta. Este valor se corresponde con los ingresos aproximados que obtienes al mes. Y, si tu nivel de ingresos cambia, debes comunicarlo en la Sede Electrónica de la Seguridad Social, quedando así modificada.

En 2021, la base de cotización mínima para autónomos es de 944,40 €. Y de ahí es obligatorio cotizar el 30,59%. Así que, la cuota mínima es de 288,97 €, excepto si disfrutas de alguna bonificación. En consecuencia, si la cuota que pagas mensualmente coincide con ésta, quiere decir que tu base de cotización es de 944,40 €. Por otro lado, si tuvieras la base máxima, cuyo valor es de 4.070,1 €, estarías pagando una cuota de 1245,04 € cada mes.

En caso de no coincidir con ninguna de ellas, debes tener en cuenta que tu cuota es el 30,59% de tu base de cotización que puedes calcular de la siguiente forma:

Base de cotización = Cuota x 100 / 30,59

En cualquier caso, ya trabajes por cuenta ajena o por cuenta propia, puedes consultar cual es tu base de cotización en el Informe de Cuotas Ingresadas que puedes descargarte a través de la Sede Electrónica de la Seguridad Social. Este informe nos ofrece información muy interesante, ya que podemos consultar nuestra base de cotización por periodos de liquidación así como otros datos asociados como la cantidad que hemos cotizado durante un tiempo determinado.

Saber cuál ha sido este importe en los últimos meses o años puede ser muy útil ya que existen determinadas prestaciones cuyo valor se obtiene a partir de bases de cotización anteriores. Generalmente, la media de todas las bases de cotización que tenemos durante un periodo de tiempo se conoce como base reguladora. Por ejemplo, las bases de cotización que se toman para calcular el paro, corresponden a los 6 meses anteriores. Es decir calculando la media de las bases de los últimos 180 días, obtenemos el valor de la base reguladora que necesitamos para calcular la prestación por desempleo. En el caso de la jubilación, debemos tener en cuenta la bases de cotización de los últimos 25 años para calcular la base reguladora que se obtiene sumando las últimas 300 bases de cotización y dividiendo entre 350, según tiene establecido la Seguridad Social. Finalmente, a partir de la base reguladora resultante, se obtiene el importe de nuestra pensión.

Como ves, la base de cotización es una cifra fundamental en nuestra vida laboral. Si quieres conocerla solo es cuestión de realizar algunos cálculos sencillos o bien consultarla a través de la nómina o los recursos que nos pone al alcance la Seguridad Social.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Posts relacionados

Deja un comentario

Quiero conocer su propuesta de servicios

Por favor, envíenme la información sin compromiso.