Menu
Oficinas Virtuales Para Pymes Y Autónomos

¿Por qué una oficina virtual?

La coyuntura económica, que ha llevado a muchas empresas a abrocharse el cinturón para reducir gastos, ha convertido a la oficina virtual en una opción interesante por la que han optado muchas pymes y autónomos. De hecho, la oficina virtual es la opción más utilizada por los emprendedores que no desean instalar su área de influencia en el lugar en el que operan, pues facilita la movilidad aportando al mismo tiempo una gran flexibilidad. Esto permite a los empresarios gestionar la agenda y administrar los tiempos de forma más efectiva, e inspira seguridad a los posibles partners, proveedores, medios de comunicación o clientes potenciales.

Oficinas virtuales… ¿Para todo?

A pesar de los múltiples beneficios que ofrece una oficina virtual (ahorro de costes), aumento de la productividad, horarios flexibles…), para usar este tipo de servicio hay que tener en cuenta varios factores:
-Trabajar desde casa o desde una oficina virtual exige con cierta motivación y, sobre todo, autodisciplina y organización.
-Es obligatorio contar con una buena y permanente conexión a internet de calidad, ya que es la herramienta por excelencia para poder comunicarse con socios, empleados y clientes. Además, si trabajamos con en la Red podremos acceder a otros muchos servicios virtuales como el almacenamiento seguro en la nube, aplicaciones informáticas o programas de software específicos, aunque también habremos de trabajar otros aspectos como el posicionamiento web, por ejemplo.
No obstante, y en el otro lado de la balanza, también se ha de considerar que no todas las actividades económicas pueden desarrollarse virtualmente, y no todos los trabajadores son capaces de trabajar a distancia.

Centros de trabajo:

Y no sólo ello, sino que para desarrollar una actividad profesional es necesario contar con un lugar donde mantener reuniones de trabajo. Para solucionar este problema, pymes y emprendedores cuentan con los centros de negocios, que cada vez son más corrientes no sólo en grandes ciudades, sino también en poblaciones de menor tamaño pero que cuentan con una gran dosis de actividad comercial o empresarial.
Se trata en su mayoría de lugares que ofrecen alquileres permanentes o esporádicos de despachos con todo el equipamiento que precisan las reuniones o presentaciones formales: televisores, reproductores, pantallas, pizarras electrónicas…

El hecho es que hoy día, las denominadas estos centros virtuales se han convertido en una solución de calidad para suplir las posibles carencias de la oficina virtual, ya que también se puede complementar instalando un servicio de gestión de correo electrónico, mailings y campañas de marketing, por citar un ejemplo. Estos centros virtuales han ido creciendo hasta convertirse en auténticas estructuras de networking virtual y coworking presencial, características muy interesantes en un entorno empresarial cada vez más competitivo y especializado donde las sinergias son fundamentales.

En definitiva, una oficina virtual pone a disposición de empresas y autónomos las herramientas necesarias para construir una imagen corporativa y competitiva a cambio de bajos costes operativos.

Suscríbete al boletín

Si te ha gustado lo que has leído suscríbete y recibirás en tu correo todos nuestros artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.