Menu
Las Empresas Y La Internacionalizacion

Las empresas y su apuesta por la internacionalización

La internacionalización de las empresas supone un auténtico punto de inflexión, a menudo irreversible, para las startups. Permite acelerar el crecimiento y obliga a mejorar la competitividad de  cualquier compañía. Conscientes de ello, la mayor parte de las startups españolas se plantea en algún momento dar este salto. De hecho, cada vez son más los emprendedores que tienen claro la importancia de salir fuera de nuestras fronteras, para consolidarse y acceder a nuevos mercados y crecer. Pero no sólo para crecer, sino que la internacionalización permite a las empresas ser más fuertes y resistentes, además de ayudarles a conseguir cuota de mercado de forma sostenible

Factores para la internacionalización

Las nuevas tecnologías constituyen el factor clave y la principal razón para la internacionalización de las empresas, quedando como argumentos secundarios la vocación global del proyecto en cuestión y la identificación de países con alto potencial de crecimiento .

De hecho, las profesiones más buscadas están en su mayoría relacionadas con las nuevas tecnologías como la de Software Developer y Expertos en Marketing online, aunque no faltan los empleos más clásicos como la fuerza de venta o la atención al cliente. Sin embargo, empiezan a surgir con fuerza nuevos perfiles como los relacionados con la analítica web y los big data o con la experiencia de usuario. La vocación internacional de las startups hace que la selección de empleados también tenga lugar a nivel global.

¿Qué sectores apuestan por la internacionalización?

Los sectores de actividad que más fácilmente están prosperando en el exterior son el e-commerce, las Telecomunicaciones y Nuevas tecnologías , seguidos por el Turismo, el ocio y entretenimiento , el Transporte, la Formación, el IoT – Internet of Things – y los Buscadores.

Pasos para internacionalizar una empresa

-Conocer qué somos

Detectar los puntos fuertes y las flaquezas debe ser el punto de partida imprescindible en el proceso de apertura de fronteras hacia el mercado internacional. Esto incluye una evaluación del crecimiento y obstáculos lo frenen, así como la situación de las startups en el mercado.

– Elegir el dónde y el cuándo

El crecimiento internacional debe ser concebido desde que empieza el proyecto. Y también debe estar reflejado cuál es el mejor momento para dar el salto. Una de las claves es tener primero un cierto asentamiento a nivel nacional. Asimismo, no tiene por qué estar ligada a crear una sede en el país de destino. Además de tener en cuenta esto, hay que evaluar por dónde empezar. Los destinos más habituales para las firmas españolas son Europa y Latinoamérica.

-Vigilar la legalidad y fiscalidad de la empresa

La fiscalidad de las empresas y pago de impuestos, las normas jurídicas de contratación o la ley de protección de datos, entre otras muchas leyes, difieren en cada país. Por ello hay que analizar todas estas variables para evitar sorpresas desafortunadas en el futuro cuando vayamos a iniciar un proyecto nuevo en un país diferente.

-El tamaño, un factor clave

El tamaño de la empresa siempre es un  factor clave, más en el caso de las startups que suelen contar con una pequeña plantilla. Este hecho puede dificultar, que no impedir el proceso, porque cada mercado exige una estructura y estrategia concretas, que deben estar lideradas por un equipo específico.

Desafíos de la internacionalización

La externalización no siempre es fácil, por ello es conveniente que toda la startup funcione teniendo en cuenta este desafío. Siempre exige un cambio de mentalidad en todos los ámbitos: el financiero y legal, para estar al día de toda la operativa internacional; el comercial, para la búsqueda de nuevos mercados y adaptación a las estrategias de marketing internacional, e incluso la logística y el transporte, en caso de ser necesario por el tipo de negocio.

La internacionalización tampoco debe implicar copiar el producto o servicio que se elabora a nivel local a los países de destino. En muchos casos se deben aprovechar las capacidades y aptitudes para diseñar lo que mejor se adapte a cada demanda.

-Internacionalización progresiva

Plantear una expansión internacional conlleva ir paso a paso puesto que no se pueden cerrar los objetivos propuestos en un mercado antes de abordar el próximo. A menudo hay que esperar para recoger los frutos y ver la rentabilidad. Los tiempos, indicadores y exigencias varían dependiendo de cada país, y es importante tener paciencia.

Lograr visibilidad será nuestro objetivo último. Recuerda que  conseguir socios estratégicos en los nuevos países en los que se opera y una estrategia de comunicación y marketing focalizada en ese mercado son claves imprescindibles para la consolidación de una actividad empresarial.

Suscríbete al boletín

Si te ha gustado lo que has leído suscríbete y recibirás en tu correo todos nuestros artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.