Menu
La Declaración De La Renta 2015

Ya ha comenzado oficialmente la Campaña de la Renta 2015. Además de vigilar los plazos para hacer la Declaración de la Renta es importante que tengáis en cuenta una serie de indicaciones en materia de vivienda, planes de pensiones, productos de ahorro, rendimientos de trabajo o aportaciones a ONGs que aparecen con la nueva reforma fiscal y que os pueden ayudar a obtener importantes ventajas y deducciones fiscales. En Anta Consulting (asesoría fiscal en Madrid) te lo ponemos fácil:

Desgravación por compra de vivienda

Una buena noticia: Se mantiene el derecho a la desgravación. Y es que los contribuyentes que compraron su vivienda habitual o realizaron algún pago para su construcción antes del 1 de enero de 2013 mantienen el derecho a la desgravación en 2015 y sucesivos años, siempre que hayan deducido por dicha vivienda en 2012 o en años anteriores.
En este caso, pueden deducirse hasta un 15% de las cantidades invertidas con un límite de 9.040 euros. Por el contrario, los que compraron después de esa fecha ya no tienen derecho a la deducción estatal, aunque los residentes en País Vasco y Navarra, que tienen su propio IRPF, pueden seguir disfrutando de la deducción por vivienda habitual, así como los que adquirieran un inmueble o inicien su construcción después del 1 de enero de 2013.

Adiós a la deducción por alquiler en la declaración de la renta

Sin embargo, y con la nueva reforma fiscal, cuando hagamos la declaración de la renta de este año no podremos beneficiarnos de la tradicional deducción estatal por el alquiler de vivienda habitual, si bien es cierto que se mantienen las deducciones autonómicas allá donde las hubiere anteriormente. Sin embargo de forma transitoria, los inquilinos que hayan tenido derecho a deducción por alquiler en el 2014 o años anteriores, pueden seguir deduciéndose el 10,05% de las cantidades satisfechas en 2015 y años sucesivos mientras mantengan el contrato de alquiler de su vivienda habitual, y siempre que su base imponible sea inferior a 24.107,20 euros anuales.

En contraposición, en la Renta 2015, los arrendadores podrán beneficiarse de una reducción única del 60% para el rendimiento neto declarado por el arrendamiento de la vivienda, con lo que desaparece la distinción de la rebaja en función de la edad, que elevaba al 100% la reducción cuando el inquilino era menor de 30 años.

Exención por reinversión de vivienda habitual

Todavía en materia de vivienda, recordad que en vuestra declaración de la renta de este año las ganancias obtenidas por los mayores de 65 años con la venta de cualquier tipo de bien quedan exentas de tributación. No obstante, esa exención se producirá siempre y cuando el importe obtenido se destine a la creación de una renta vitalicia asegurada, con un límite máximo de 240.000 euros y en un plazo de seis meses.

De igual forma quedará exenta de tributar la ganancia patrimonial obtenida por la transmisión de la vivienda habitual para los mayores de 65 años.

Reducciones por rendimientos del trabajo

Cambiando de tercio, y en un capítulo no menos importante como son los rendimientos de trabajo, en la Campaña de Renta de este año se elimina la reducción general de 2.652 euros por obtención de rendimientos del trabajo. Como compensación, se establece un nuevo gasto deducible de 2.000 euros en concepto de otros gastos que podrá incrementarse en otros 2.000 euros anuales para los desempleados que encuentren un nuevo trabajo que implique un cambio de residencia y se podrá aplicar en el año del cambio y en el siguiente.

Además, la cuantía que se podrán desgravar los trabajadores discapacitados activos en función del grado de discapacidad aumenta a 3.500 euros y 7.750 euros (antes las reducciones eran de 3.246 euros o de 7.246 euros).
Para estos nuevos gastos deducibles por movilidad y discapacidad se establece un límite en los rendimientos íntegros del trabajo (solo los que han generado el derecho al incremento de gasto), menos los correspondientes gastos deducibles.

Trabajadores mayores de 65 años

Por otra parte, desaparece la reducción fiscal para los trabajadores activos mayores de 65 años sin que se sustituya por otro gasto deducible. En cambio, se mantiene la rebaja de 3.700 euros para las rentas netas del trabajo que no superen los 11.250 euros, disminuyendo conforme aumentan los ingresos hasta desaparecer al llegar a un rendimiento anual de 14.450 euros.

Nuevas deducciones para las familias

Otro aspecto a considerar es que la reforma del IRPF ha elevado las cuantías de los mínimos personales y familiares:

  • Si el ascendiente es mayor de 65 años o con discapacidad cualquiera que sea su edad, el mínimo será de 1.150 euros anuales (918 euros antes de la reforma).
  • Si el ascendiente es mayor de 75 años, el mínimo aplicable será de 1.400 euros adicionales, esto es, 2.550 euros anuales (2.040 antes de la reforma).

Asimismo, se contemplan deducciones en la cuota diferencial del IRPF a favor de trabajadores, pensionistas, desempleados o autónomos integrados en una familia numerosa, o con ascendientes o descendientes discapacitados a su cargo. Estas ayudas son de 1.200 euros anuales salvo en el caso de familia numerosa especial, que es de 2.400 euros.

Mínimo personal:

  • Aumenta de 5.151 € a 5.550 € en 2015.

Mínimo por descendiente:

  • Primer hijo = > de 1.836 € a 2.400 €.
  • Segundo hijo = > de 2.040 € a 2.700 €.
  • Tercer hijo = > de 3.672 € a 4.000 €.
  • Cuarto hijo y sucesivos = > de 4.162 € a 4.500 €.

Si además el hijo es menor de 3 años se deberá añadir 2.800 € (antes 2.244 €)

Planes de pensiones en la declaración de la Renta 2015

Muchos de vosotros seguro que habéis optado en los últimos años por abriros un plan de pensiones que os dé tranquilidad de cara a vuestra jubilación. Pues tened en cuenta que uno de los principales cambios que afectan a la declaración de la renta de esta campaña afecta a los planes de pensiones o planes de previsión, ya que se reduce la cantidad límite que se puede aportar, pasando de 10.000 a 8.000 euros (siempre que no supere el 30% de los rendimientos del trabajo y actividades económicas, independientemente de la edad).

También se han reducido las aportaciones a planes de pensiones realizadas por el cónyuge del contribuyente cuando éste perciba rendimientos del trabajo o de actividades económicas inferiores a 8.000 euros. En este caso, el límite de la aportación ha aumentado de 2.000 a 2.500 euros.

A todo ello, conviene recordar que las aportaciones a planes de pensiones o a planes de previsión permiten rebajar la base imponible. Estas aportaciones no sólo garantizarán unos ingresos al final de nuestra vida laboral, sino también un ahorro fiscal desde un mínimo del 19,5% hasta un máximo del 46% de la inversión realizada, sin perjuicio de las variaciones por parte de las comunidades autónomas de acuerdo a las tarifas aprobadas por estas.

Ahorro a largo plazo: cuentas de ahorro y seguros individuales

La nueva reforma fiscal presenta unos nuevos instrumentos para fomentar el ahorro a largo plazo: las cuentas individuales de ahorro y los seguros individuales a largo plazo. En ambos casos la inversión por aportación se limita a 5.000 euros al año, que deben hacerse efectivos exclusivamente en forma de capital. Ahora bien: para que exista una exención de los rendimientos positivos que generen, es necesario permanecer al menos cinco años desde la primera aportación, por lo que el beneficio se pierde si se dispone parcial o totalmente de ellos antes de ese plazo.

Rebaja fiscal para las ganancias patrimoniales

A partir de la reforma fiscal de 2015, todas las ganancias y pérdidas patrimoniales, incluso las generadas en un año o menos, también se integrarán en la base del ahorro con tipos impositivos más bajos. Así, el tipo impositivo será del 19,5% para plusvalías inferiores a 6.000 euros, el 21,5% para los siguientes importes entre los 6.000 euros y los 50.000 euros y del 23,5% para los siguientes importes que superen los 50.000 euros.
Asimismo, la Campaña de la Renta de 2015 también permitirá que los rendimientos negativos del capital mobiliario se compensen con las ganancias patrimoniales y viceversa. El porcentaje de compensación para el presente año será de un 10%, mientras que para 2016, 2017 y 2018 será del 15%, del 20% y del 25%, respectivamente.

Deducciones por donativos y otras aportaciones a ONG

Otro aspecto no menos importante se refiere a los donativos a entidades sin ánimo de lucro y a las aportaciones a ONGs que hacéis muchos a lo largo del año. En estén sentido, y como contribuyentes, podréis desgravaros un 50% de los primeros 150 euros donados a ONGs, fundaciones o cualquier entidad acogida a dicha normativa y un 27,5% del resto de aportaciones, porcentaje que aumenta hasta el 32,5% si la cantidad donada a una misma organización no ha disminuido en cada uno de los últimos tres años.

En cuanto a las cuotas por afiliación y aportaciones a partidos, en vuestra declaración de gastos e ingresos podréis beneficiaros de una deducción de un 20% de dichas cuotas y aportaciones, siempre limitadas a una base máxima de 600 euros.

Si tenéis algún tipo de duda o cuestión respecto a vuestra Declaración de la Renta para 2015, en Anta Consulting estamos a vuestra disposición como asesores fiscales y financieros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.