Menu
El Crowfunding Para La Financiación De Pymes Y Autónomos

El Crowdfunding: una alternativa para la financiación de las pymes

Las grandes dificultades con las que se encontraron muchas empresas tras la llegada de la crisis propició la búsqueda de nuevas fórmulas de financiación que permitieran superar una excesiva dependencia bancaria para obtener crédito y liquidez. Las cada vez mayores exigencias de los bancos, especialmente con las pequeñas y medianas empresas, obligaron a desarrollar nuevas fórmulas, entre las que está adquiriendo mucho protagonismo el crowdfunding, los préstamos participativos entre particulares.

Esta vía alternativa, que no requiere de aval sino que se basa en ofrecer un proyecto atractivo a los inversores, es un fenómeno que está creciendo en todo el mundo de forma casi imparable, al suponer una solución crediticia para pymes a un problema global que no conoce de fronteras, facilitando y motivando al mismo tiempo la aparición de nuevos emprendedores, carentes anteriormente de canales de financiación para la constitución de empresas y creación de nuevas sociedades.

Esta necesidad es todavía más latente en Europa, donde la financiación alcanzada a través de plataformas de crowdfunding creció desde de los 1.600 millones de euros en 2014 hasta los 4.200 millones el año pasado, según datos delas instituciones comunitarias. Y, de esta cantidad, 4.100 correspondieron a modelos en los que la contribución suponía algún tipo de rendimiento para los inversores.

¿Qué entendemos por Crowfunding?

Cuando hablamos de crowdfunding nos referimos a una fórmula que consiste fundamentalmente en solicitar dinero a futuros inversores a través de Internet para llevar a cabo una iniciativa empresarial, a cambio de algún tipo de retribución o recompensa que motive dicha inversión, y que variará en función del proyecto y de la cantidad aportada.

Se trata de un modelo de financiación comenzó a popularizarse con el nacimiento de las primeras plataformas de crowdfunding norteamericanas, que rápidamente fueron aprovechadas por profesionales independientes con proyectos personales interesantes pero faltos de financiación para emprenderlos. En pocos años, el crowdfunding ha evolucionado y su público objetivo se ha ampliado llegando hasta las pymes y startups. Para este tipo de organizaciones, el crowdfunding ha supuesto una alternativa real para poder obtener financiación sin las limitaciones y cláusulas que exigen las entidades bancarias, lo que unido a la estricta fiscalidad para empresas en países como, por ejemplo, España suponía  un obstáculo casi insalvable para muchos empresarios y emprendedores.

Ventajas del crowdfunding

  • Los préstamos participativos particulares, que toman forma a través de distintas plataformas, tienen una serie de ventajas. La primera de ellas es que son fácilmente accesibles, si los comparamos con los créditos que conceden (o no) las entidades bancarias, que exigen una gran cantidad de requisitos bancarios imponiendo condiciones difíciles de cumplir que responden más a la coyuntura económica que a la realidad y circunstancias de cada empresa.
  • El crowdfunding es más accesible, entre otras cosas, porque consiste en vender el producto y recibir un dinero anticipado a cambio de una buena oportunidad. Además, suele manejar plazos más cortos que la banca en su resolución, aunque los intereses a los que ofrecen la financiación dependen de cada plataforma o inversor. Por tanto, adiós a los intereses y los pagos
  • En segundo lugar, permite calibrar la aceptación de un producto o servicio y recibir feedback. Una campaña de crowdfunding donde la multitud participa, implica que el proyecto que se trata de financiar tiene buena acogida. Además, esos futuros inversores pueden llegar a ser prescriptores de ese proyecto, en el que se sienten involucrados como copartícipes, aunque sea a través de una pequeña aportación de capital.
  • Otra ventaja es que los proyectos de crowdfunding permiten minimizar el riesgo, puesto que lo único que realmente podemos perder es el tiempo invertido.

Mercados locales

En cuanto a la regulación jurídica, tema no menor, en no pocas ocasiones ha surgido el debate en cuanto a una posible regulación en el marco de la Unión. Sin embargo, desde la Comisión Europea han establecido marcos jurídicos nacionales para apoyar el crecimiento de este sector y asegurar una protección adecuada para los inversores. Así, Bruselas apunta que estos regímenes son consistentes con los objetivos y los resultados que buscan, pero que están adaptados a los mercados locales y cuentan con enfoques legales domésticos.

La Comisión Europea sostiene que el crowdfunding, como sector cambiante y adaptado a los mercados locales, debe estar regulado por los propios marcos jurídicos nacionales y regionales, que apoyen el crecimiento de este sector y aseguren una protección adecuada para los inversores.

Suscríbete al boletín

Si te ha gustado lo que has leído suscríbete y recibirás en tu correo todos nuestros artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.