Menu
El Impuesto De Sociedades En La Nueva Reforma Fiscal

El impuesto de sociedades es uno de los tributos que se ve afectado tras la aprobación de la nueva reforma fiscal. Es fundamental revisar cómo la nueva ley puede modificar la fiscalidad de vuestras empresas y pymes, y cuáles son las ventajas e inconvenientes que el nuevo texto legislativo introduce para inversores y accionistas.

Además, con el cierre fiscal del año a la vista, siempre es recomendable revisar el valor de los activos para comprobar si se han deteriorado. Esta práctica todavía será más necesaria e importante este año, porque a partir de 2015 el deterioro contable ya no será fiscalmente deducible.

Bajada de tipos de interés

Con la nueva ley, los tipos impositivos bajarán del 30% al 28% en 2015, y al 25% en 2016. Aprovechando esta reducción, puede ser interesante anticipar gastos o diferir ingresos para trasladar en la medida de lo posible los beneficios de 2014 a 2015, recortando así la factura fiscal del impuesto sobre sociedades.

Incentivos para PYMES

También está previsto que la nueva reforma fiscal introduzca deducciones e incentivos para que la tributación de las pymes se quede en el 20% (si no se aplican las reservas de capitalización y nivelación previstas el tipo se quedará en el 25%), mientras que la de los emprendedores se mantiene en el 15%. En cuanto a la base imponible, se amplía para acercar el tipo efectivo al nominal.

Inversión y deducciones

Sin embargo, la reforma fiscal elimina la deducción por reinversión de beneficios extraordinarios. Por tanto, y antes de que acabe el año, puede ser interesante transmitir activos del inmovilizado material, intangible o inversiones inmobiliarias o valores que otorguen un mínimo de participación del 5%.

También se suprime a partir de 2015 la deducción por inversión de beneficios de compañías con una cifra neta de negocio inferior a 10 millones, lo que supone una buena oportunidad de negocio para anticipar inversiones con cargo a los beneficios.

Beneficios en nuevas empresas

Si un contribuyente está pensando abrir una empresa y tiene la confianza en lograr beneficios superiores a 300.000 euros le conviene esperar unos meses y constituir la sociedad en 2015. Con la ley vigente, el primer ejercicio en el que obtenga ganancias y el siguiente tributará al 15% por los primeros 300.000 euros y al 20% por el resto. En cambio, a partir de enero del próximo año, el porcentaje de tributación será del 15% por toda la base imponible.

Dividendos

Por último, si una compañía tiene acciones de otra empresa residente o no residente le interesará más repartir los dividendos en 2015 que en 2014, porque de esta forma podrá beneficiarse de la exención de los mismos. Ello, siempre y cuando tenga un porcentaje inferior al 5% y el valor de adquisición de la participación sea mayor de 20 millones.

Si necesitáis cualquier tipo de consejo o asesoramiento para vuestra empresa o pyme sobre el impuesto de sociedades o cualquier otra materia en Asesoría fiscal, laboral o jurídica podéis contactar con Anta Consulting.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.