Menu
Autónomos Y Gastos Corrientes Desgravables

Soy autónomo: en qué gastos corrientes me puedo desgravar el IVA?

A muchos autónomos les surge la misma duda: ¿qué gastos corrientes me puedo desgravar en la declaración trimestral del IVA? A continuación te damos la información imprescindible sobre qué es deducible en el régimen más habitual: el de estimación directa, ya sea normal o simplificada. Y próximamente haremos lo mismo con los gastos corrientes que se pueden desgravar en la Declaración de la Renta.

Desgravar el IVA de los gastos corrientes más comunes

Para poder desgravar el IVA, ya sea de un gasto corriente o de una adquisición puntual, ese desembolso debe reunir tres requisitos:

  • Debe ser un gasto vinculado a tu actividad profesional, lo que Hacienda llama un gasto “afecto” a la actividad.
  • Debe estar convenientemente justificado, es decir, debe estar acreditado mediante una factura en la que aparezca tu nombre y tu NIF.
  • Lo debes registrar en tus libros de contabilidad.

Los gastos corrientes más comunes que reúnen estos requisitos suelen ser consumos de explotación (compra de materiales), alquileres de locales sujetos a IVA, servicios profesionales (abogados, auditores…) y suministros (telefonía, publicidad…).

Otros gastos corrientes más ‘especiales’: gasolina y el trabajo en casa

Hasta aquí todo claro, pero no siempre se tiene claro dónde acaba el gasto corriente profesional y dónde comienza en gasto corriente personal, sobre todo para aquellos que trabajan desde casa.

En este sentido, el vehículo privado es una duda común a muchos autónomos. Por regla general, la Agencia Tributaria suele aceptar la desgravación del 50% del IVA de los gastos del vehículo (adquisición, combustible, reparaciones, etc.), a no ser que el vehículo sea una herramienta primordial de la actividad, como en el caso de taxistas o transporte de mercancías. En ese caso, las desgravaciones pueden ser del 100% del IVA.

En el caso de los autónomos que trabajen en casa, lo ideal sería definir qué porcentaje de un gasto corriente está destinado a la actividad (Internet, teléfono móvil, etc.), y desgravarlo en esa medida. En el caso de los alquileres, se puede hacer un segundo contrato especificando qué parte de la casa está destinada a la actividad profesional, pues el alquiler de un local de negocio sí lleva IVA. Una vez especificada esa situación, ese IVA se puede desgravar como cualquier otro gasto.

Por último, los viajes también presentan sus dificultades. Si son unas vacaciones, esos gastos no se pueden deducir, lógicamente. Pero si es un viaje relacionado con el trabajo (visitas comerciales, reuniones, etc.), el IVA del transporte y de la hostelería sí se puede desgravar, pero habrá que justificarlo convenientemente, como ocurre con el resto de gastos corrientes.

En cualquier caso, el tema de cómo desgravar el IVA presenta muchas excepciones, por lo que te recomendamos que consultes siempre con un profesional experto en la materia. En Anta Consulting nuestro departamento de Asesoría Fiscal está dispuesto para ayudarte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.